La empresa Aixerrota Consulting contactó con Soluvent porque necesitaba una solución para sus nuevas oficinas, en la Gran Vía de Bilbao. Ubicado en una quinta planta, el sitio escogido sólo disponía de un gran ventanal en uno de sus laterales, aunque suficiente para proporcionar luz natural para todo el departamento.

Aixerrota Consulting deseaba dividir la oficina en varios despachos donde poder atender a sus clientes, en su mayoría desde empresas de reciente creación a PYMES, a los que ofrece asesoría fiscal, mercantil, laboral, jurídica y contable.

El reto: crear espacios cerrados sin ventanas pero con luz

El reto en este proyecto consistía en lograr unas estancias que aportaran intimidad pero que aprovecharan la luz natural del único ventanal disponible.

Cualquier solución convencional, con paredes de cualquier material opaco, iba a convertir cada hueco en un espacio oscuro, condenado a usar siempre luz artificial. Parece que ésta habría sido la mejor opción para garantizar la privacidad de los despachos, pero el vidrio tiene grandes propiedades para la solución de interiores.

La solución: paredes de vidrio para crear espacios independientes y privados

Soluvent propuso colocar grandes paneles de cristal, de suelo a techo, a modo de pared. Las puertas también serían de vidrio, eliminando así cualquier obstáculo para el paso de la luz natural.

Ahora Aixerrota Consulting cuenta con dos despachos, una sala de reuniones y una cocina perfectamente independientes y luminosas, que garantizan la funcionalidad de los espacios y la privacidad de las conversaciones.

 

Una vez instalados las paredes de vidrio, la asesoría los decoró con unos vinilos corporativos que no bloquean la luz del todo pero sí impiden las miradas indiscretas desde el exterior de las salas, aumentando la intimidad.

Gracias a los paneles de vidrio, además, la sensación de amplitud es mucho mayor que si se hubieran instalado paredes convencionales. Este efecto se consigue tanto dentro de los despachos como en la zona central de trabajo, al eliminar barreras visuales que empequeñecen el espacio.

Características de las paredes interiores de cristal

Para este proyecto se eligió vidrio laminado por su capacidad de respuesta ante impactos y por sus propiedades de aislamiento acústico.

Los vidrios laminados están formados por dos planchas de vidrio entre las que se coloca una lámina de PVB butiral de polivinilo. En caso de recibir un golpe, el vidrio se rompe igualmente pero permanece en su sitio; los trozos quedan adheridos al plástico PVB sin llegar a saltar en pedazos, evitando así herir a las personas que estén cerca.

Para garantizar la privacidad de las conversaciones se eligió un vidrio con el grosor apropiado para proporcionar el aislamiento acústico necesario. El vidrio resulta ligero a la vista pero es robusto a la hora de cumplir con sus funciones.

Los perfiles elegidos para sujetar estas paredes de cristal son los más estrechos posibles, para dar el máximo protagonismo a la luz. Para las puertas de vidrio se utilizaron complementos en acero mate, que acompañan el estilo del resto de la oficina.

El vidrio puede ser el complemento decorativo que necesitas para tus interiores. Tú decides si quieres darle todo el protagonismo o que pase desapercibido. Sólo tienes que elegir el vidrio correcto.

Contacta con nuestro equipo y coméntanos tu caso: te ayudaremos a encontrar la solución decorativa que mejor resuelva tus necesidades. Hazlo ya y aprovecha nuestro descuento del 15% en todos nuestros productos, sólo durante el mes de noviembre.