Elegir las nuevas ventanas de nuestro hogar es una decisión importante. El resultado final tendrá un impacto directo en el confort de la vivienda y en el bienestar de sus ocupantes durante muchos años.

Es normal tener dudas. Tanto el PVC como la madera y el aluminio ofrecen un amplio abanico de posibilidades en prestaciones, formas y acabados que puede hacer muy difícil saber cuál es la opción idónea.

En Soluvent trabajamos con ventanas de PVC, aluminio y madera. A menudo nos encontramos con que, de los 3 materiales, el PVC es el más desconocido y, equivocadamente, el peor valorado. Por ello, te invitamos a desmontar con nosotros los 7 mitos más habituales sobre el PVC ya que, sólo teniendo una visión correcta de los 3 materiales, podrás llegar a tu ventana ideal.

Las ventanas de PVC son de menor calidad

El hecho de que el PVC sea un plástico también lleva a creer que las ventanas de PVC son de “segunda división”, frente a materiales –supuestamente- más robustos y con más antigüedad en el mercado.

El PVC es un plástico altamente resistente con grandes cualidades aislantes, una gran durabilidad y muy poca –o ninguna- necesidad de mantenimiento, lo que hace que las ventanas de PVC ofrezcan unas inmejorables prestaciones, iguales e incluso superiores a las fabricadas con otros materiales.

Las ventanas de PVC no resisten el paso del tiempo: se deforman y amarillean.

Nuevamente, al tratarse de plástico, las ventanas de PVC se perciben como más frágiles. Es habitual que nos consulten acerca de si el plástico se deforma o si se pone feo como consecuencia de estar constantemente expuesto a las inclemencias del tiempo.

Podemos asegurar que las ventanas de PVC tienen una larga vida útil, que puede llegar hasta los 50 años. Están fabricadas para soportar el paso del tiempo sin deformarse gracias a las excelentes propiedades del PVC y a los refuerzos de acero que la carpintería lleva en su interior.

Los perfiles de PVC están preparados conservar su aspecto inicial durante toda su vida; la exposición prolongada al sol no los hará amarillear y la lluvia no hará que aparezcan en ellos manchas de humedad ni desconchones.

Las ventanas de PVC son más caras

Es cierto que, en sus inicios, las ventanas de PVC eran más caras que las de otros materiales. Pero el crecimiento del mercado y el consiguiente aumento de la producción de PVC han hecho que los precios sean mucho más competitivos.

Actualmente las ventanas de PVC son más baratas que las fabricadas con los otros materiales. Si a esto le añadimos su larga vida útil y sus excelentes propiedades aislantes, superiores a las del aluminio, hace que sean una excelente inversión. 

Las ventanas de PVC no tienen variedad: blancas y de medida estándar

Es falso que las ventanas de PVC sólo puedan ser blancas y de unas hechuras estándar. Sería imposible atender las necesidades de nuestros clientes con unas ventanas de talla única.

Existe una amplia paleta de colores sobre la que elegir, incluso imitando a madera. Una ventana de PVC encaja en cualquier ambiente y puede adaptarse sin ninguna dificultad a la estética original de una casa, edificio o urbanización.

Por otra parte, las ventanas de PVC son tan versátiles como las de cualquier otro material: pueden hacerse a medida y admiten cualquier tamaño, forma y sistema de apertura.

Las ventanas de PVC son altamente inflamables

Es cierto que algunos plásticos arden con facilidad pero no es el caso de las ventanas de PVC. No sólo no son inflamables sino que, además, llevan tratamientos que les hace soportar temperaturas muy altas antes de llegar a arder, ayudando así a evitar la propagación del fuego en caso de incendio.

Las ventanas de PVC son perjudiciales para la salud

El PVC ha sido acusado, durante mucho tiempo, de contener ingredientes cancerígenos. Igualmente, se ha extendido la idea de que el PVC, al calentarse, desprende gases que son perjudiciales al ser inhalados de manera habitual.

Ambas ideas son completamente erróneas. Actualmente los fabricantes usan fórmulas que superan todos los controles de seguridad para la salud, tanto en España como en resto del mundo. El PVC es uno de los materiales más estudiados y controlados por organismos de muchos países.

El PVC es altamente contaminante

Existe la teoría de que el PVC tiene un alto coste medioambiental tanto al principio como al final de su vida útil.

Para su fabricación, el PVC supondría un alto coste energético y generaría alta contaminación. Una vez terminada su vida útil, el PVC no se podría reciclar.

En ambos casos se vuelve a incurrir en un error. Producir PVC emite menos CO2 que otros materiales como, por ejemplo, el aluminio. Y en la producción de nuevos perfiles se puede utilizar perfiles de PVC fuera de uso ya que es un material 100% reciclable, al tratarse de un termoplástico.

Ahora que conoces el PVC con más detalle, consulta tu caso con nuestros profesionales y te mostraremos las mejores alternativas. En Soluvent trabajamos con ventanas de PVC, aluminio y madera. Te ayudaremos a tomar la decisión más acertada.

Contacta con el equipo de Soluvent Ventanas o ven a visitar nuestro Showroom. Estamos en pleno centro de Bilbao, metro Indautxu o Moyua: Calle de Rodríguez Arias 53, Bajo Departamento 3 (Galería Comercial).

Ventanas de PVC: ventanas-de-pvc-soluvent-vizcaya